Cristal City Wiki
Advertisement

Dagmar de Dinamarca fue la esposa del rey Felipe I y por tanto reina consorte de Cristalandia de 1925 a 1951. Nacida como princesa de Dinamarca como hija del aquel entonces príncipe heredero Federico y la princesa Luisa de Suecia.

Sue popularmente conocida por su matrimonio con el príncipe de Lusitania Felipe, de quien se enamoró profundamente, pero quien le fue infiel durante todo su matrimonio. Fue elegida para casarse con Felipe como fruto de una necesitada alianza entre el país danés y Cristalandia con el fin de reforzar las relaciones en medio de fuertes tensiones con Alemania.

Dagmar no fue precisamente una reina muy memorable, pero sí consiguió muy buena popularidad durante su reinado al mostrarse como una mujer alere y divertida ante su pueblo. A pesar de esto, su esposo se encargó de excluirla del poder y de la opinión pública, por lo que ella simplemente se encargó de ser una figura pública de moda y símbolo de la aristocracia.

Luego de la muerte de Felipe en 1951, Dagmar se convirtió en reina madre durante todo el reinado de su hijo Jorge II, y también reina abuela brevemente durante el reinado de su nieto Enrique II hasta su muerte en 1968, por lo que durante unos pocos años hubo tres reinas en el país.

Primeros años[]

Dagmar nació el 23 de mayo de 1890 en Charlottenlund, Dinamarca como la hija menor del rey Federico VIII de Dinamarca y su esposa la reina Luisa de Suecia. Nombrada en honor de su tía, la emperatriz María Fiodorovna de Rusia, nacida Dagmar de Dinamarca. Debido a sus padres, ella tenía relación con casi todas las familias reales de Europa, siendo hermana de los reyes Cristián X de Dinamarca y Haakon VII de Noruega, además de prima de Jorge V del Reino Unido, Nicolás II de Rusia, Constantino I de Grecia, y de las reinas Maud de Gales, Astrid de Suecia y Marta de Suecia.

A pesar de su excelente ascendencia y familia, ella no fue pensada como reina consorte durante sus primeros años debido a que nunca se le pensó casarla con un rey, sino con algún principe europeo o noble danés. Ella fue educada bajo las creencias luteranas, además de recibir clases de pintura, ciencias, idiomas, danza y cocina, lo suficiente para ser una buena esposa según los estándares de la época. Dagmar fue vista como una mujer muy agradable, algo bonita, de estatura baja y de agradable voz.

Dagmar creció junto a su hermano Gustavo, quien el era el más cercano en edad a ella. Su hermano mayor, Cristián, era 20 años mayor que ella, por lo que rara vez pasaba tiempo con sus hermanos mayores, quienes incluso ya se habían casado.

Con once años, ella viajó al funeral de la reina Victoria en 1901 por invitación de su tía Alejandra, donde conoció a los miembros de la familia real inglesa, entre ellos, la familia real cristalandesa. Ella se fijó tanto en Felipe como en Alberto, a quienes encontraba muy agradables; según escribió en su diario, Felipe era muy atractivo, pero Alberto era muy inteligente. Debido a que el hermano mayor no le prestó mucha atención, Dagmar comenzó a enviarse cartas esporádicas con Alberto en señal de amistad.

Durante muchos años, Dagmar estuvo en contacto con Alberto, cartas que aún se conservan en el archivo real. A pesar de esto, ella nunca se imaginó que años después este se convertiría en su cuñado.

Señales de compromiso[]

Dagmar comenzó a ser el centro de atención entre las negociaciones de un compromiso entre ella y el príncipe de Lusitania Felipe en motivo de una alianza entre las dos casas reales. Para ella, era demasiado emocionante el pensar que podría casarse con Felipe, de quien se había comenzado a enamorar luego de las visitas del príncipe a Europa donde ella lo veía. A pesar de esto, era muy bien sabido en todas las casas reales de Europa que Felipe estaba enamorado de Victoria Luisa de Prusia, hija de Guillermo II de Alemania, y que mantenían una relación en secreto mediante cartas, por lo que Dagmar comenzó a escribirle a Felipe, quien le respondía sólo por educación.

Ella quería a toda costa tener la aprobación de Felipe, al punto de que comenzó a escribirle a Alberto con la idea de que él le ayudara a que Felipe se fijara en ella. Sin embargo, Alberto se negó debido a la mala relación que tenía con su hermano, por lo que Dagmar decidió intentar por otros medios. En 1909, Felipe continuaba llevando una relación de cartas con la princesa alemana, algo que desaprovaban todos sus familiares ingleses, suecos y noruegos, por lo que Eduardo VII y la reina Alejandra invitaron a Felipe a pasar unos días en Inglaterra, donde se encontraría con Dagmar. La reunión entre los príncipes no fue muy fructuosa, ya que Felipe sólo estaba con Dagmar por educación.

Matrimonio[]

En vista a que el Príncipe de Lusitania necesitaba una esposa, Ernesto e Isabel vieron que la princesa danesa sería una gran opción para el enlace debido a que ella estaba enamorada de Felipe, por lo que se realizó un compromiso entre las coronas danesas y cristalandesas donde se pactó el matrimonio de los jóvenes, y también se intentó comprometer a la princesa María Teresa con el prínicpe Federico, pero esta parte no se llevó a cabo. Si bien Felipe se negó rotundamente, sus padres lo obligaron a cumplir el compromiso. La pareja se casó el 10 de agosto de 1911 en la Catedral de San Mateo, luego de varios encuentros previos entre los príncipes.

El matrimonio jamás fue feliz. Felipe le fue infiel a Dagmar hasta 1935, aunque ella siempre estuvo enamorada de él y se hizo de la vista gorda ante las infidelidades de su marido, sin embargo, ella llegó a tener un amante. La pareja llegó a tener cinco hijos, quienes se casarían y tendrían amplia descendencia. La primogénita Luisa, nacida en 1912, fue la tan ansiada heredera que la reina Isabel había querido.

  • Luisa, princesa real (n. 18/mar/1912 - f. 09/ago/2002, 90 años)
  • Jorge II, príncipe de Lusitania (n. 10/jun/1913 - f. 19/sept/1960, 47 años)
  • Cristian, granduque (n. 22/oct/1915 - f. 12/mar/1969, 53 años)
  • Felipe, granduque (n. 09/may/1919 - f. 04/jul/1986, 67 años)
  • Dagmar, princesa menor (n. 10/nov/1921 - f. 19/dic/1990, 69 años)

La Princesa de Lusitania[]

Luego de llevarse a cabo su matrimonio con Felipe, Dagmar se estableció junto a su esposo en el Palacio Real de Lusitania, donde el príncipe heredero estaba con el fin de alejarse de su madre, por lo que la jovial princesa comenzó a disfrutar de una pequeña corte donde estaba la mayor parte del tiempo con las esposas de los amigos de su marido. Dagmar quedó embarazada a los pocos días de la boda, por lo que su gravidez fue de suma alegría para sus suegros y sus padres, sin embargo, Felipe no estuvo a su lado durante su embarazo; ella se enteró que su esposo seguía hablando con su enamorada alemana, por lo que el parto se adelantó y la princesa Luisa nació un mes antes en marzo de 1912. Dagmar viajó junto a Felipe a Dinamarca en abril para mostrarle su hija a sus padres.

Este viaje fue sumamente doloroso para ella al estar presente en la muerte de su padre a mediados de mayo del mismo año, por lo que decidió partir de Dinamarca luego de los cortejos fúnebres de su padre. Luego del regreso a Cristalandia, la princesa comenzó a entablar amistades con sus cuñadas: Victoria nunca tuvo una buena relación con ella, si bien se respetaban la una a la otra, para la princesa real su cuñada era demasiado "dulce" para su gusto; Isabel en cambio sí tuvo una mejor relación con ella, al punto de compartir bastante tiempo juntas; Ana María por su parte nunca pasó tiempo en privado con su cuñada y sólo se veían en actos oficiales; María Teresa por su parte llevó una amistad algo reservada con ella, pero se le veía algunas veces juntas.

En 1913, Dagmar dio a luz al príncipe Jorge, por lo que aquello le trajo gran alegría a sus suegros ya que había cumplido con brindar un nuevo heredero a la corona. Luego del nacimiento de su hijo, la pareja se mudó a Ciudad de Cristal nuevamente al Palacio de Algoquín con el fin de estar alejados de la reina. Durante esta época, Dagmar tuvo que ver como Felipe entablaba una relación con su amante, la hermana de su cuñada María de Gloumëster, Carlota, con quien llevó un amorío hasta 1917. En 1914, estalló la Primera Guerra Mundial en Europa, por lo que Dagmar permaneció en una postura neutral junto a su familia política. En medio de la guerra, dio a luz a su tercer hijo, el príncipe Cristian en 1915, por lo que para su esposo Felipe, su trabajo con su esposa ya había terminado al tener con ella tres hijos, por lo que pasaría unos años más para que continuaran intimando.

Luego de dar a luz a Cristian, Dagmar decidió retirarse con sus hijos nuevamente al Palacio Real de Lusitania para estar lejos de los engaños de su marido y para criar por su cuenta a sus hijos bajos sus normas. Ella se escribía constantemente con su madre, quien le aconsejaba como ser una buena madre, algo que de cierta forma disgustó a su suegra, a quien le hubiese gustado más que le preguntase a ella, por lo que en 1917 ordenó que ella y los infantes se regresasen a la capital. Ella regresó al ojo público acompañada de sus hijos para realizar tareas correspondientes a su título.

Por órdenes de la reina, Dagmar y Felipe volvieron a intimar años más tarde y dieron a luz a su cuarto hijo, Felipe en 1919, a quien decidió criarlo en un ambiente completamente danés, diferente al que habían crecido sus demás hijos. Con la regencia que su esposo tuvo que asumir en 1920, Dagmar comenzó a estar tiempo completo con Felipe, quien había demostrado ser un pésimo regente, pero que aún así, ella lo apoyó de forma pública.

Finalmente, la pareja tuvo su última hija y vástago en 1921, la princesa Dagmar, por lo que la relación sentimental de Felipe y Dagmar se acabó de forma definitiva, lo que siginificó un duro golpe para ella quien seguía muy enamorada de su esposo y que tuvo que ver como él comenzaba a pasar tiempo con sus amantes. Por aquella época, Felipe tenía una relación con la cuñada de Alberto, Ana de Gloumësteir, con quien estuvo hasta su ascensión.

Reina consorte[]

El 29 de septiembre de 1925, muere la reina Isabel I y Felipe asciende al trono como Felipe I. La pareja fue coronada como reyes el 20 de diciembre y para Dagmar comenzó su momento de brillar ante el pueblo. Junto a su hija Luisa, crearon la Fundación Real con el fin de entregar alimentos a la población más necesitada del país entre otras ayudas. Para la reina era mucho más fácil ahora ocuparse de algo y no pensar en su infeliz matrimonio, por lo que ella decidió alejarse también de Felipe y ocuparse más en criar a sus hijos menores en un ambiente sano y alejado del público, por lo que tanto rey como reina comenzaron a ser vistos por separados, lo que comenzó a generar amplios rumores en la prensa acerca del estado del matrimonio de los reyes, por lo que ambos tuvieron que volver a vivir juntos en el Palacio de Lancaster.

Desde entonces, Dagmar fue delegada en nombre de Felipe y del país para realizar una gira por las colonias junto a la Princesa Real, Luisa, en 1930 como parte de sus funciones y como un despiste para estar lejos de ella. Entre el séquito que acompañó a la Reina, estaba Lord Marcos Black, hermano del Archiduque de Black y cuñado de la Princesa Isabel. Desde el año anterior, Felipe había iniciado un amorío con la esposa de Lord Marcos, María de Moudenêr, pero Dagmar no se enteró hasta unos años después. La gira de la Reina pasó por Tonga, Samoa, Nueva Guinea, Birmania y Bangladesh.

Escándalo de la infidelidad[]

Si bien era un secreto a voces que Felipe había tenido múltiples amantes entre la nobleza y la clase alta del país, aquello seguía siendo desconocido por el resto del pueblo. Desde que Felipe había comenzado su amorío con la esposa de Lord Marcos Black en 1929 y que Dagmar se dio cuenta en 1933, aquello fue el punto final para la Reina, quien entró en una profunda depresión. Por aquel entonces, debido a que Felipe quería tener cerca a María en el mismo palacio, había convertido a Lord Marcos en su secretario de relaciones y a María como una de sus secretarias de oficina.

Con la cercanía que había entre las dos parejas, Lord Marcos, quien ya sabía también de la infidelidad de su esposa, decidió ir a hablar con la Reina acerca de la situación, pero Dagmar le informó que no iba a intervenir en la vida privada de su esposo. A pesar de esto, ambos comenzaron a llevar una amistad, que si bien no fue del gusto de Felipe, él no le prestó mucha atención. Aquello tampoco trajo chismes debido a que veían natural la cercanía entre la Reina y el secretario de relaciones del Rey, debido a que él también ejercía el mismo cargo para la ella. Aquella amistad, sumada a la situación que ambos estaban pasando en sus matrimonios, fue perfecta para que comenzara una relación entre ambos.

A diferencia de Felipe, Dagmar sí supo esconder su infidelidad, puesto que ella tuvo una relación con Lord Marcos desde verano de 1933 hasta 1935. El Rey tampoco tenía idea de lo que estaba pasando con su esposa hasta que en 1935, por error, a Felipe le llegó una carta que iba dirigida a Dagmar, pero que no se le pudo entregar debido a que estaba en un viaje; cuando Felipe leyó la carta, que era de parte de Marcos, no le prestó mucha atención en el inicio, debido a que se refería acerca del mismo viaje que ella estaba haciendo, sin embargo, Felipe notó que la carta tenía una hoja pegada debajo y al quitarla, vio la carta de amor que Marcos le envió a Dagmar.

Felipe estalló en cólera al ver la carta y esperó a que Dagmar llegara al día siguiente del viaje. El 8 de marzo, cuando la Reina llegó de su viaje, fue confrontada por su esposo y le pidió explicaciones acerca de aquella carta que recibió de Lord Marcos Black. Dagmar le confesó toda la situación a Felipe, explicándole que la relación había comenzado luego de que ambos se enteraran de la relación que el mismo Felipe tenía con la esposa de Black. La situación llegó hasta los oídos del Archiduque y de la Princesa Isabel, quien tomó cartas en el asunto debido a que aquello saliera a la luz, pero ya había sido demasiado tarde.

Marcos, quien había iniciado el proceso de divorcio desde el año anterior, culminó el acto finalmente el 31 de marzo, por lo que al revelar las razones a la prensa, ambos alegaron la infidelidad que habían tenido con la pareja real. La noticia llegó a todos los rincones del país, quedando en evidencia la verdadera situación entre Felipe y Dagmar ante el público; tanto Felipe como Dagmar, dieron comunicados oficiales el 10 de abril informando que la situación entre ellos ya estaba resuelta y dieron una aparición en conjunto ese mismo día. María y Marcos decidieron desaparecer del ojo público luego del escándalo.

La relación entre el Rey y la Reina empeoró, al punto en que ambos sólo le hablaban por carta para oficios reales y sólo estaban juntos en apariciones públicas, situación que duró hasta 1940. Dagmar llegó a confesar a sus allegados que no volvió a sentir amor por su esposo y que no se divorció de él debido a que sabía que no podría regresar a Dinamarca.

Segunda Guerra Mundial[]

A pesar de todo el asedio de la Segunda Guerra, en un inicio, Dagmar no habló acerca de los problemas en Europa debido a que todavía continuaba separada de su esposo en 1939 y en 1940, año en que volvió a hablarle por primera vez en cinco años luego de la invasión alemana en Dinamarca. Ella hubiese querido ir a apoyar a su hermano, pero tanto Cristian X como Felipe se lo prohibieron; desde entonces, Dagmar se dedicó a condenar los actos de Hitler como vocera de su país desde el exterior, comenzando a dar mensajes de apoyo en radios danesas incluso en contra de la voluntad de mismo Hitler.

Debido a la invasión japonesa en las Colonias de Birmania y parte del Pacífico, el país entró en guerra, pero Dagmar se negó a abandonar la ciudad y se quedó junto a Felipe, con quien comenzó a mejorar su relación. La Reina recuperó su popular después del escándalo y comenzó a visitar a todas las fábricas del país que ayudaban en la creación de municiones y armamento, siendo vista andar por las calles de las ciudades y pueblos junto a las demás mujeres.

El Aniversario de Perlas[]

Debido a que por los problemas sucitados años atrás, la pareja no había celebrado su aniversario de plata en 1936, por lo que luego de una pequeña consulta popular al público, los Reyes celebraron en 1941 su trigésimo aniversario de bodas de forma pública, siendo llamado "El Aniversario de Perlas". Debido a la guerra, no hubo grandes festejos y la celebración se limitó a no tener visitantes extranjeros, por lo que varias fiestas fueron celebradas alrededor del país.

La celebración del aniversario, también ayudó a mejorar la relación entre la pareja, por lo que desde entonces decidieron llevar una relación de amistad. Por aquel entonces, su hijo mayor Jorge se había casado con la princesa británica Alejandra, hija de su primo Jorge V en 1933, pero siempre estuvo en completo desacuerdo con aquella unión, puesto que pensaba que Alejandra no era una esposa digna para su hijo y mucho menos para ser reina. Adicionado a esto, para 1941, la familia del Príncipe de Lusitania no había traído un heredero varón, lo que sucitaba un pretesto para Dagmar para criticar a su nuera.

Postguerra y últimos años como Reina[]

Cuando la guerra finalizó, Dagmar había conseguido que su hijo y su nuera tuvieran su ansiado nieto, adicional a que su hijo Felipe se había casado con la Infanta Carlota, hija de su cuñado Alberto, quien también tenía ya dos hijas. Tuvo que ver como el país perdió las Colonias de Bangladesh y Birmania en 1947 y 1948 respectivamente, debido a problemas de control, adicional a esto, Dagmar fue encomendada en realizar una gira en Europa junto a su hijo Cristian en 1948, quien durante su paso por Francia se enamoró de Adelaida de Austria, hija del último empreador de Austria, por lo que ambos comenzaron una relación y se casaron en 1949.

Fue gracias a esta boda, en que su hija mayor Luisa conoció al hermano de Adelaida, Otón, de quien se enamoró y comenzaron una relación. Aquella unión, fue fatal para Dagmar, quien no soportó perder a su hija mayor, de quien nunca creyó que se casaría con casi 40 años y menos con Otón, quien era el hijo mayor del último emperador de Austria, por lo que no le agradaba mucho la familia Habsburgo por los problemas que hubo con su familia durante la primera guerra.

Dagmar enviudó el 12 de abril de 1951 a la edad de 61 años. Para ella fue un gran golpe la muerte de su esposo debido a que, a pesar de los problemas que tuvo, ella sí se había enamorado de Felipe.

Reina madre[]

Con la muerte de Felipe, su hijo ascendió al trono y ella recibió el tratamiento de Reina madre, título que no se usaba en la familia desde la muerte de la Reina Federica. Inmediatamente pasaron los funerales del fallecido monarca, comenzaron los problemas con su nuera. Dagmar no abandonó el Palacio de Lancaster puesto que decidió quedarse para apoyar a su hijo y a sus nietos.

Dagmar decidió irse en un breve viaje a Dinamarca para visitar a sus familiares, pero regresó para la coronación de Jorge. Durante aquel viaje, Alejandra aprovechó para tomar las joyas que le corresponden a la reina consorte y que Dagmar se había negado a entregarle a ella, por lo que el problema se sucitó cuando Dagmar regresó. Luego de la coronación, Jorge decidió darle amplias tareas a su madre para tenerla distraída ya que se aburría de tenerla tan cerca de la educación de sus hijos, puesto que se entrometía demasiado.

Tanto suegra como nuera, protagonizaron una lucha de atención a los medios, lucha que Dagmar iba perdiendo debido a que Alejandra mostraba una actitud más fresca que la reina viuda. A pesar de todo ello, Alejandra conseguía que Dagmar estuviese en constantes actividades que no se interpusieran en las de ella. Y es que la entonces reina no era la única nuera que estaba cansada de Dagmar, puesto que sus otras dos nueras, también habían conseguido apartarla de la educación de sus hijos.

Luego de la crisis producida por la Toma en 1955, de la cual ella también fue rehén, Dagmar decidió centrarse en activdades más relajdas y que normalmente involucraban niños y adolescentes, así como en la fundación de hospitales y guarderías. En 1957, decidió realizar una gira privada para visitar a sus hijas, quienes estaban viviendo allí. En 1958, tuvo que someterse a un proceso quirújico debido a un tumor que le detectaron en un seno y podía llevarle problemas.

A partir de 1959, se vio obligada a usar bastón de forma permante debido a una lesión en la cadera producto por su edad. Las tensiones con su nuera aumentaron aquel mismo año cuando la Princesa Real contrajo matrimonio con el Marqués de Lourrai, hijo del Duque de Southshire, con quien Dagmar tuvo problemas en el pasado al intentar casarse con Luisa, pero ella impidió aquel matrimonio por las ideas liberales de Southshire; a diferencia de Alejandra, quien estaba muy a favor de aquella unión.

Reina abuela[]

Inesperadamente, el 19 de septiembre de 1960, el Rey Jorge falleció debido a un cáncer de pulmón a causa de ser un gran fumador. Aquella fue una terrible noticia para ella al saber que su hijo mayor había fallecido a tan corta edad, y aún más que el nuevo rey apenas tenía 17 años. Sin embargo, a pesar de esto, los problemas con Alejandra no cesaron luego de que ella fuese nombrada como regente a causa de la minoría de edad de Enrique, puesto que ella pensaba que su nuera no tenía la suficiente experiencia debido a que sólo fue reina por nueve años, mientras que Dagmar ya conocía el oficio desde hace 30. No sólo fue la situación de la regencia, sino que a causa personal, debido a que Dagmar reclamaba que Alejandra debía entregar las joyas de la corona como tuvo que hacerlo ella, al punto que Enrique intervino y no dejó que ninguna las obtuviera.

Para Dagmar era inaudito la cercanía que tenía Alejandra y sus hijos tenían con la Familia Real Británica, algo que ella ya no aprobaba. Luego de la llegada definitiva de Enrique en 1962, tuvo que mudarse del Palacio de Lancaster al Palacio Real de San Fierro luego de que su nieto se viera obligado a echarla por las disputas que tenía con Alejandra. Para el gusto de Dagmar, Alejandra también tuvo que mudarse al Palacio Real de Santafé por consejo de sus hijas en 1964.

La salud de la reina abuela ya andaba mal después de 1965, pero decidió ser vista en público durante la boda de su nieto Enrique con la princesa Alicia de Suecia, unión que si bien no era mucho de su gusto, no pudo expresar su opinión por orden del Rey.

Muerte[]

Dagmar fue vista por última vez en público durante los bautizos de sus nietas Alicia Margarita y María, pero debido a su pésima salud, se internó nuevamente en el Palacio Real de San Fierro. Debido a su gran debilidad, adquirió una bronquitis la cual no pudo soportar y que acabó con su vida en la madrugada del 11 de octubre de 1968 mientras dormía a los 78 años.

El funeral de la reina viuda fue celebrado cinco días después y acudieron todos los familiares de Dagmar. A pesar de los problemas que habían tenido, la Reina Alejandra fue vista también durante los actos, pero siempre estaba junto a sus hijas y procuraba ocultarse de las multitudes. Ella se encuentra enterrada junto a su esposo.

Títulos[]

  • 23 de mayo de 1890 - 10 de agosto de 1911: Su Alteza Real la Princesa Dagmar de Dinamarca.
  • 10 de agosto de 1911 - 29 de septiembre de 1925: Su Alteza Real la Princesa Dagmar, Princesa de Lusitania.
  • 29 de septiembre de 1925 - 12 de abril de 1951: Su Majestad la Reina.
  • 12 de abril de 1951 - 11 de octubre de 1968: Su Majestad la Reina Dagmar.
Advertisement